La cifra de muertos en Libia tras el paso del ciclón ‘Daniel’ supera ya los 5.000 | Internacional

Las labores de búsqueda y rescate de posibles supervivientes continúan este miércoles en Derna y otras ciudades del este de Libia arrasadas el fin de semana por la tormenta Daniel y grandes inundaciones que las autoridades locales calculan que ya han dejado hasta ahora más de 5.000 muertos, una cifra que se prevé que siga aumentando. A ellos se les suman miles de desaparecidos, decenas de miles de desplazados, y unas pérdidas materiales todavía por cuantificar. El recuento de víctimas mortales está resultando complicado por las dificultades para recopilar información en medio de una enorme devastación y las limitaciones de acceso a algunos de los puntos más afectados.

Un portavoz del Ministerio del Interior del Gobierno del este de Libia, Mohamed Abu Mosha, declaró este miércoles a la agencia de noticias estatal que la cifra de muertos supera ya los 5.300, un número similar al ofrecido por el portavoz del centro de ambulancias y emergencias del este de Libia, Osama Ali, a la cadena de televisión local Alahrar.

El martes, el jefe de la delegación libia de la Media Luna Roja, Tamer Ramadan, afirmó que unas 10.000 personas permanecían desaparecidas, muchas de ellas bajo los escombros o tragadas por el mar. Pero tampoco está claro cuántas de ellas se corresponden a los nuevos muertos que se van confirmando.

La mayoría de esfuerzos de los servicios de emergencia se centran en la ciudad costera de Derna, que ha resultado ser la más castigada por el paso del ciclón, debido a que las fuertes lluvias e inclemencias meteorológicas rompieron dos presas cercanas a la localidad que liberaron enormes volúmenes de agua sobre la urbe. Hasta el momento, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ligada a la ONU, ha podido contabilizar más de 30.000 personas desplazadas solo en esta localidad, donde cinco de las siete vías de acceso continuaban bloqueadas la mañana del miércoles.

La OIM también informó de que en la zona de la ciudad más afectada por las inundaciones vivían mucha población inmigrante. Por el momento se ha registrado la muerte de al menos 250 egipcios.

Imagen satelital de los efectos de las inundaciones en Derna.
Imagen satelital de los efectos de las inundaciones en Derna.PLANET LABS PBC (via REUTERS)

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Nuevas imágenes por satélite de Derna difundidas durante el martes muestran cómo el río que atraviesa el centro de la ciudad quedó totalmente desbordado por la tormenta y el agua caída desde los embalses, lo que inundó una extensa parte de la localidad y derrumbó los puentes que conectaban sus dos mitades. Aunque aún no se ha determinado la magnitud de las pérdidas materiales, las autoridades locales estiman que entre un 20 y un 25% ha quedado totalmente arrasada.

Además de Derna, la localidad de Susa, más pequeña, también costera, ha resultado muy afectada por el paso del ciclón. Según la OIM, continúa completamente aislada y no ha podido recibir ayuda exterior. Asimismo, la agencia de la ONU ha contado 3.000 personas desplazadas en Al Baida, la segunda gran ciudad del este de Libia. En Bengasi, la principal ciudad de la región, los daños causados por el temporal han sido menores. No obstante, en las últimas horas, se ha extendido cierta preocupación por el estado de dos presas cercanas a la localidad después de que el portavoz del autodenominado Ejército Nacional de Libia, Ahmed al Mismari, bajo el mando del mariscal Halifa Hafter, pidiera una evacuación preventiva.

El gobierno local, sin embargo, aseguró esta mañana que ambas presas funcionan correctamente. La Cruz Roja también alertó el miércoles de que teme que se propaguen enfermedades transmitidas por el agua tras los daños en las infraestructuras de saneamiento e higiene.

Respuesta de emergencia

La respuesta de emergencia a la catástrofe sigue viéndose ralentizada y en algunos casos obstruida por las limitadas capacidades de las autoridades y ONG locales, la destrucción de carreteras, que dificulta el acceso a algunas de las zonas más afectadas, y la interrupción de la red de telecomunicaciones en muchos puntos de la región. El presidente del Consejo Presidencial de Libia, Mohamed al Menfi, del gobierno del oeste, admitió en un discurso este miércoles que la tragedia supera las capacidades del país, por lo que solicitó ayuda a todos los países y organizaciones internacionales que puedan ofrecerla.

Por el momento, varios estados vecinos, como Egipto y Argelia, así como otros de la región, incluido Turquía, Italia y Emiratos Árabes Unidos, han enviado ayuda y equipos de rescate. El coordinador de asuntos humanitarios y ayuda de emergencia de la ONU, Martin Griffiths, dijo el miércoles que asignará a Libia una partida excepcional de 9,3 millones de euros.

Las labores de rescate y la distribución de ayuda también se están viendo entorpecidas por la situación política en el país. En este sentido, Libia lleva sumida más de una década en un estado de fuerte inestabilidad. El país está política y administrativamente dividido en dos gobiernos rivales, uno con sede en el este y el otro en la capital, Trípoli, en el oeste. Pese a ser un país rico en petróleo, esta fractura ha creado por años una situación de parálisis y mala gestión, acompañada de conflictos armados cíclicos y corrupción, que han dejado Libia con unos servicios públicos y unas infraestructuras decrépitas e inadecuadas para hacer frente a fenómenos meteorológicos extremos como el paso del ciclón Daniel.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites